El Portal de las Consultoras al servicio de la Empresa

Mini Cursos: Comercio electrónico:

e-marketing. Publicidad en Internet. Catálogos Virtuales. Tiendas en la Red.

Inicio


Buscar Consultora


Alta en Guía de Consultoras


Newsletter


Artículos


Mini Cursos


Libros Resumidos


Dinámicas Grupales


Publicidad en RedConsultoras


Franquicias y Asociación


Contáctenos



Sitios Recomendados

   CoCrear 
   Ser Humano y Trabajo
  Revista Ser Mejores
 


Mini Cursos
Comercio electrónico - Parte 1

1. INTRODUCCIÓN:

El Comercio Electrónico es un concepto de negocio, de cambios de procesos en las organizaciones, de nuevas formas de abordar las relaciones comerciales entre las empresas y que, evidentemente, se sustenta sobre una base tecnológica para llevar a cabo su cometido. Permite alcanzar un público objetivo sin que las barreras geográficas supongan un obstáculo.

Si miramos atrás, allá por el año 1.998, Internet ocupaba un segundo plano en la vida laboral de todos nosotros, pero hoy en día, el perfil del consumidor está cambiando a un ritmo estrepitoso, hasta tal punto, que las personas con capacidad de decisión y de compra están comenzando a usar el  mail como forma de contacto (desplazando al fax y al teléfono, pues resulta mucho más barato y cómodo).

En la actualidad, resulta imprescindible indicar en cualquier tarjeta personal, además de los datos tradicionales, una dirección tanto de correo electrónico como de una página web de la empresa.

En un momento en el que parece que lo más fácil es decir que Internet "no es para tanto" y "que sólo es un medio más", nosotros vamos a defender el argumento contrario: Internet está empezando a revolucionar la manera de hacer negocios y cada vez será más importante.

En el mundo de Internet hemos pasado por varias etapas:

Etapa 1.- Internet iba a ser la revolución. Nada iba a ser como antes. Tanto el B2C (comercio a consumidores) como B2B (comercio entre empresas) iban a ser un éxito no comparable a todo lo sucedido anteriormente. Lo único importante era ser rápido. Se compraba un dominio (business.com) por 7,5 millones de dólares y todo iba muy rápido, con unas expectativas desorbitadas.

Etapa 2.- Tras los primeros "sustos", se llega a la conclusión que el B2C es un desastre aunque B2B va a revolucionar el mundo entre empresas. Empiezan a aflorar gran cantidad de portales ".com" enfocados al comercio electrónico entre empresas y empiezan a cerrar empresas B2C (boo.com por ejemplo).

Etapa 3.- Tras los segundos "sustos", se cambia y se dice que ni el B2B ni el B2C van a funcionar. Internet ha sido un engaño. Es sólo un medio más como lo son el correo y el teléfono.

Entonces, ¿no hay más que hablar?.

Claro que sí… Internet sólo está naciendo como Herramienta para hacer Negocios.

 

 

Algunos defendemos que la realidad es que Internet va a revolucionar la manera de hacer negocios aunque eso no va a ser creando empresas puras de Internet "sin pies ni cabeza" sino para que las empresas que operaban ya en el mundo físico usen Internet para mejorar sus resultados reduciendo costes e incrementando ingresos.

Internet y los sistemas de información modificarán las estructuras de costes de las empresas, la manera en la que se relacionan con clientes y proveedores, los conceptos de fidelización de clientes y de empleados, etc.

Pero claro, ninguna revolución ha sido ni será nunca ni fácil ni rápida. Cuando James Watt descubrió la máquina de vapor, difícilmente nadie podría haber imaginado los cambios que generaría. En aquellos momentos mucha gente decía "nunca dejaremos de usar caballos" y en el siglo XXI pensamos ¿dónde están ahora los caballos?.

De hecho, la penetración de Internet está siendo mucho más rápida que el resto de tecnologías que ahora conocemos y que ampliamente utilizamos. Si se calcula el tiempo que se ha tardado en alcanzar los 50 millones de usuarios de distintas tecnologías tenemos que la radio tardó 38 años, la televisión 13 años, los ordenadores 16 años e Internet sólo 5 años.

El problema y la confusión que ha habido con Internet han sido los plazos. Se pensaba que la revolución se iba a hacer en un año.

Tras observar la evolución de servicios en este campo en nuestro país, nosotros creemos que el desarrollo de la presencia en Internet será imparable. Al igual que hoy en día todo profesional independiente, comercio, negocio o empresa poseen su teléfono móvil o su correo electrónico, la presencia en el Mundo Internet será inevitable.

Pasada ya la euforia de algo que se desconocía, volvemos a la realidad. Internet es una herramienta más dentro de la empresa. Una herramienta que abarata costes (sobre todo comerciales y administrativos), promociona nuestro negocio y nos da prestigio fortaleciendo nuestra imagen.

El problema actual, es que las pequeñas empresas, comercios y muchos profesionales liberales, no tienen a su alcance, una información clara de lo que se puede hacer. El estudiar las necesidades y posibilidades de cualquier negocio y trasladarlo a la Red, ese es nuestro objetivo.

Pero….¿qué es el comercio electrónico? ¿cómo hacemos para aparecer antes que mi competencia?. Es La pregunta de hoy en día. A lo largo de este seminario, intentaremos dar solución a todos estos interrogantes.

Como comercio electrónico, se puede entender cualquier transacción comercial en la que las partes interactúan “electrónicamente”, en lugar de por intercambio o contacto físico directo. Así, el cliente puede, a través de su terminal, establecer un primer contacto con la empresa, hacer una comprobación de los productos y servicios con que ésta cuenta, comunicar su intención de adquirir alguno de ellos y efectuar el pago a través de los diferentes sistemas. 

Internet es, por tanto, un valioso instrumento para hacer negocios.

 

En este sentido, sus principales ventajas son:

  • Interactividad: el flujo de comunicación es bidireccional, ya que los papeles del emisor y del receptor pueden intercambiarse.

  • Intimidad: el usuario busca una información precisa y esta circunstancia se ha traducido en que el mercado de Internet se especialice en grupos y personas claramente identificados por gustos particulares.

  • Rapidez: no hay intermediarios, por lo que los productos llegan directamente del productor al comprador.

  • Globalidad: se tiene al mundo entero como cliente y también como competidor. No importa si los contendientes son empresas multinacionales o si son pequeñas empresas intentando conquistar un hueco en el mercado. Además, dado que se trasmite información por todo el mundo sobre los productos y servicios que ofertan, posibilita las comunicaciones y los procesos de gestión a nivel mundial. Permite extender su oferta a millones de potenciales consumidores, quienes pueden navegar por la Red, buscando y seleccionando los productos que deseen adquirir.

  • Desintermediación: trato directo entre compradores y vendedores. Los fabricantes pueden dirigirse al público objetivo de todo el mundo, sin necesidad de compartir márgenes de beneficios con los intermediarios.

  • Bajo coste: Internet ofrece a las empresas que emplean el comercio electrónico en sus transacciones, un menor coste en el desempeño de su estrategia comercial (al ahorrarle personal y puntos de venta).

  • Crecimiento continuo: Internet es una mercado en expansión.

  • Mejor precio: el consumidor pagará el precio justo por los productos, no la publicidad de los mismos, ni las ganancias de múltiples intermediarios. Por su parte, el vendedor ofrecerá mejores precios, al reducir sus costos de operación.

  • Permite establecer nuevas formas de cooperación entre empresas.

  • Reduce las barreras de acceso a los mercados actuales, en especial a las PYMES, y abre oportunidades de explotar nuevos mercados.

  • Proporciona nuevos medios para encontrar y satisfacer las necesidades de los clientes, debido a la mayor cercanía a los mismos, mayor interactividad y personalización de la oferta. Además, por el contacto continuo de la empresa con su público existe un mayor índice de fidelización.

  • El riesgo de inversión en el comercio electrónico es menor que en el convencional.

  • Desaparecen las barreras horarias y geográficas, pudiendo efectuarse una transacción a cualquier hora y en cualquier país, sin tener que visitarlo.

Frente a las ventajas, el comercio electrónico plantea también ciertas dudas ya existentes en el comercio tradicional.  El grado de incertidumbre es grande, de ahí que sea necesario antes de lanzarse al comercio electrónico:

  • Analizar el medio: ventajas y desventajas que le aportará a su empresa. Debemos empezar analizando cuáles serán los costes en los que incurriremos, y cuánto podremos ahorrar (más que cuánto podremos ganar).

  • No debemos precipitarnos: las prisas no son buenas. Debemos buscar el asesoramiento de los especialistas para que nos informen sobre la solución más adecuada para nuestra empresa en función de nuestras necesidades.

  • Debemos tener claro cuáles son nuestros objetivos: dar a conocer nuestros productos y servicios, información, vender, atraer nuevos clientes,…..

  • No debemos olvidar a quién está dirigido nuestro sitio web: nuestros clientes y potenciales clientes. La página web debe ser fácil de navegación, de modo que los usuarios interesados por alguno de nuestros productos o servicios, realicen sus consultas sin problemas.

  • Es importante que la información esté actualizada en todo momento, con el fin de despertar el interés de los visitantes y que los usuarios vuelvan a visitar la página para conocer las novedades.

Razones para tener web:

  • Aumentará sus ventas

  • La mayoría de sus competidores tienen una Web o la están desarrollando

  • 25.000 nuevos sitios de negocios se crean mensualmente (15.000 de ellos venden directamente)

  • Puede reducir el costo para realizar sus ventas

  • Muestrear el mercado es muy simple

  • Puede realizar un buen Marketing a bajo costo

  • Captura de base de datos de potenciales clientes

  • Ofrecer un buen Servicio al Cliente y a bajo costo

  • Alcance de un segmento demográfico amplio

  • Introducción de productos a bajo precio

  • Muestreo del mercado a bajo costo

  • Es la mejor herramienta de red del mundo

  • Comunicación a bajo costo

  • Se alcanza una audiencia "ansiosa" de información

  • Prensa a bajo costo

  • Se crea presencia las 24 h. los 365 días al año

  • Posicionamiento líder a bajo costo

  • Se tiene un objetivo del mercado muy preciso

  • Apertura de mercados a bajo costo

  • El feedback del marketing es extremadamente rápido

  • Expansión internacional a bajo precio

  • Es la mejor forma de responder a las preguntas más frecuentes de sus clientes, seguidores…

  • Se puede ver la publicidad, información, contenidos… desde cualquier  ordenador que tenga Internet, a cualquier hora, cualquier día.

  • Es interactivo con los clientes, ínter nautas, seguidores…

Sin embargo, aprovechar estas ventajas competitivas que nos ofrecen las Nuevas Tecnologías sólo será posible a través de la formación.

Algunos autores hablan de “analfabetismo tecnológico” al hecho de no ponerse al día en estas herramientas que aportan productividad a nuestros negocios.

El Siglo XXI es el siglo de la información. La clave está en afrontar los cambios tecnológicos como parte de la estrategia de la empresa, en tomar decisiones apoyadas en la mayor cantidad de información inteligente posible. El cambio no nos puede superar por falta de rapidez en nuestra capacidad de adaptación.

Disponer de avances tecnológicos al servicio de las empresas debe ser incorporado como un nuevo paradigma, aprovechando sus virtudes para ir por delante, para buscar y encontrar nuevos métodos de información basados en el uso inteligente de la información.

Sin embargo, seguirán existiendo Empresas que se dirijan sin información, sin conocimiento, sin inteligencia, sin haberse subido al tren de las nuevas tecnologías. Esperamos que su empresa no opte por esta opción, con el riesgo de comprobar, demasiado tarde que ese modelo de empresa era la excepción. Uno de nuestros mayores retos es que esto no ocurra.

Formarse, comprender qué herramientas nos interesan incorporar a nuestra empresa, a nuestros esfuerzos comerciales, esa es la tarea que no podemos dejar para mañana.

Nuestras recomendaciones:

1. En cuanto a la estructura del sitio web:

  • Utilizar una estructura dinámica. Las web estáticas han muerto.

  • Evitar vínculos muertos, es decir, enlaces a páginas que no existen.

  • Es importante el poder visualizar toda la información expuesta de forma sencilla y actualizada.

2. En cuanto al diseño:

  • El contenido es más importante que el diseño: no lo olvides nunca.

  • Debemos evitar abusar de imágenes grandes o pesadas en la portada, pues hacen que la web tarde en cargar.

  • Es aconsejable colocar el menú en la parte superior izquierda.

  • Organiza el sitio web de la forma más sencilla posible, con contenidos claros y precisos, que no lleven a duda.

Y recuerde:

  • No sirve de nada tener una web si nadie la ve (es como tener un Picasso en su apartamento).

  • Internet es parte de su empresa, de su estructura comercial, y al igual que se asigna un presupuesto al Departamento de Administración, de Producción…debe asignar un presupuesto al Departamento Web de su empresa.

 

Google
 

COPYRIGHT © 2007 www.redconsultoras.com
Prohibida su reproducción total o parcial,
así como su traducción a cualquier idioma
sin autorización escrita de su titular.
Escríbanos a info@redconsultoras.com